Los PLE, Entornos Personales de Aprendizaje, como estrategia para la Gestión del Aprendizaje Informal en las organizaciones empresariales

Los PLE (Personal Learning Enviroment) nacen en la educación superior, en el ámbito del e-learning y a la necesidad de personalizar los sistemas tradicionales de aprendizaje, las clásicas plataformas formativas (Learning Management System). La idea original era instrumental, es decir, diseñar la siguiente generación de plataformas eLearning. Pero con la explosión de la web social, los PLE se consolidan más como enfoque que como herramienta, es decir, se refiere al modo en que los usuarios incorporan sus estrategias individuales de aprendizaje, bajo soporte tecnológico, a las comunidades de conocimiento en las que desarrollan su actividad profesional.

Un PLE, por tanto, es una estrategia válida para identificar entornos de aprendizaje informal, social y autónomo que promueven la resolución de problemas y la necesidad de estar continuamente trabajando información, contextualizándola a los requerimientos profesionales de los puestos de trabajo.

Todo proceso de aprendizaje consiste en gestionar información y construir nuevo conocimiento. Conocimiento relacionado con tu entorno personal que redunda en el perfil profesional.

Esta forma de aprender a partir de tu experiencia se llama en pedagogía constructivismo y, si le unimos las tecnologías sociales de Internet, se está hablando de conectivismo, referido a emular los procesos neuronales de crear relaciones entre informaciones dispersas en nuestro cerebro, conectando informaciones en Internet dándoles un nuevo sentido didáctico basado en nuestros objetivos personales de aprendizaje.

Como vemos en el vídeo, el uso de PLEs está muy difundido en el ámbito académico. Pero todas las organizaciones deberían fomentar y aprovechar los PLE de sus trabajadores como una vía para sacar el máximo provecho a su conocimiento, valorizando, de esta forma, su capital intelectual.

El PLE no es ajeno a la realidad del trabajador, muchos de nosotros tenemos un PLE pero pocos somos conscientes de él ni le sacamos el máximo provecho que se le puede obtener si lo transformamos en una estrategia intencional. Una vez que lo identificas, es cuando comienza el proceso de su redefinición para maximizar oportunidades de aprendizaje informal.

¿Cómo se redefine un PLE? Nos bastan tres simples pasos que nos indicó David Álvarez cuando lo invitamos a nuestro espacio de radio .

  1. Abriendo un Blog: tener un espacio en la red en el que contar y compartir tus experiencias. El Blog como e-portafolio, espacio en el que construimos las evidencias de nuestro conocimiento, experiencias e intereses.
  2. Suscribiéndonos a fuentes de información: canalizando y gestionando los flujos de información existentes en la red y convirtiéndola en conocimiento a través de procesos de curación de contenidos. Una clave para ello es conocer cómo funcionan las RSS.
  3. Participando y formando parte de comunidades profesionales que comparten intereses en la red: linkedin, google+, twitter… mostrando tus proyectos, siguiendo los proyectos de otros y aportando conocimiento estructurado y contextualizado a la comunidad.

Los PLE, por tanto, son todas las herramientas, dispositivos, recursos, redes, fuentes de información, estrategias y personas que utilizas para aprender de manera autónoma. El resultado de poner en ejercicio tu PLE es la construcción de una base de datos documental de soluciones y recursos que utilizas para resolver situaciones que se producen diariamente en tu entorno profesional.

Si los PLE de los miembros de una organización revierten en conocimiento compartido y estructurado canalizándolo hacia el desarrollo competencial de la empresa, toda formación autónoma y autodidacta que se desarrolla de forma individual y de manera permanente, queda documentada, visible, organizada y contextualizada.

Pero un PLE es una estrategia individual. Por tanto, el reto para el responsable de formación de una empresa es aprovechar ese potencial, crear una Comunidad de Aprendizaje dentro de la organización, a la que se trasladen los PLE de cada uno de sus integrantes, incorporando a la Inteligencia Organizativa el saber y las estrategias de aprendizaje permanentes de sus trabajadores.

Estos procesos generan marca para la empresa, es una vía excepcional y sin grandes inversiones tecnológicas para empezar a crear un Sistema de Gestión del Conocimiento de la Empresa, y un buen método para dar valor al conocimiento de los profesionales que trabajan en ella.

Desde Zahareña Conocimiento tenemos dos formas de ayudarte para poner en marcha una estrategia de este tipo, ya sea con una acción puntual de Diagnóstico del Conocimiento o gestionándote de manera continua tu estrategia de gestión del conocimiento siendo tu Departamento Externalizado de Formación.