Gestión del Conocimiento y Responsabilidad Social Corporativa

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental (triple resultado) por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido a través de la adopción de prácticas vinculadas a la estrategia de negocios.

Es un conjunto de políticas, prácticas y programas que se incorporan a todas las operaciones y procesos de toma de decisión empresariales.

Sin embargo, se ha prestado poca atención a la contribución que las expectativas de los grupos de interés y las acciones de RSC pueden aportar a la creación y aplicación de conocimiento para el desarrollo de la capacidad innovadora de la organización.
La Gestión del Conocimiento es el marco de referencia para el diseño coherente y estratégico de los procesos de creación, almacenamiento, transferencia, aplicación y protección del conocimiento con el fin de alcanzar objetivos esenciales para la organización. Es un aspecto vital para la organización y se vincula esencialmente con el concepto de innovación.

La implantación de los principios éticos y de las prácticas de RSC en las actividades de Gestión del Conocimiento e innovación de la empresa beneficia a clientes, proveedores, instituciones con las que la empresa mantiene acuerdos de colaboración y a la sociedad en general, al generarse productos, servicios y tecnologías que se ajustan a sus intereses concretos.

Se debe dotar a la Gestión del Conocimiento de una perspectiva “social”, lo cual implica la adopción de una determinada postura ética, en la medida en que la organización maneja conocimientos que proceden de individuos que, en última instancia, son los responsables de su aplicación productiva en beneficio de la empresa.

Los resultados de las acciones éticas y de RSC aplicadas a la Gestión del Conocimiento no se concretan solamente en un determinado posicionamiento empresarial, sino también en la generación de intangibles de alto valor estratégico, que están basados en la acumulación del “saber hacer” de la empresa.

La toma de decisiones sobre Gestión del Conocimiento en la empresa con criterios éticos y de RSC no responde a cuestiones meramente “altruistas”, sino que están orientadas a la consecución de sus objetivos estratégicos y a la mejora de su ventaja competitiva.

Si la empresa se esfuerza por gestionar de forma más eficaz su conocimiento para que las expectativas de los grupos de interés sean cubiertas a través de la generación de una reputación más sólida de empresa innovadora y responsable, respetar más el medioambiente, ofrecer tecnologías más avanzadas, mejorar las condiciones de trabajo y en definitiva, generando más riqueza, las contribuciones esperadas a los resultados organizativos por parte de estos grupos serán mayores.

En este sentido, las acciones de RSC constituyen un instrumento que permite interactuar a la empresa con estos grupos, a los que aporta los conocimientos y las tecnologías que desarrolla.

Ciclo de Gestión del Conocimiento con criterios éticos y de RSC:

CREACIÓN INTERNA: Facilita la cooperación en equipos de trabajo
ADQUISICIÓN EXTERNA: Gestión ética de alianzas estratégicas
ALMACENAMIENTO: Utilización ética de las TIC
DISTRIBUCIÓN Y TRANSMISIÓN: Difusión de conocimiento a grupos, Transmisión de conocimiento a empleados, Fomento del trabajo en equipos, Motivación e incentivos
APLICACIÓN: Formación de los empleados, Motivación e incentivos, Programas de RSC
INNOVACION: Generación de nuevo conocimiento
DIFUSIÓN A LA SOCIEDAD